Aisladores Epoxicos

Ahora vamos a entrar mucho más en detalle, con la producción de aisladores, basados en resinas epóxicas, que son productos plásticos denominados de ingeniería, (ya que según la formulación que se emplee, hay muchísimas aplicaciones para este polímero) además de la fabricación de aisladores eléctricos, permite predecir y reproducir siempre las mismas propiedades físico-químico-mecánico-eléctricas.

La resina epoxo, básica y más vendida, resulta de la reacción de Epicloridrina y Bisphenol A, y fue descubierta en 1936 por un científico suizo, quien le vendió la patente a Ciba, y un estadounidense, que le vendió su patenta a Shell.

Este polímero, para endurecerlo, requiere, un endurecedor, y eventualmente un acelerado químico en muy baja proporción.

Para mejorar el costo, las propiedades mecánicas y eléctricas, se emplea como relleno polvo de cuarzo o sílice, y si de desea darle un color, se deben usar óxidos de metales pesados, hierro, cromo, dióxido de titanio, o negro de humo de excelente calidad, ( los óxidos de metales pesados no son conductores), también se añade un aditivo, que vuelve el producto final como combustible o auto ignífugo…

La distribución del peso molecular y la estructura de la formula obtenida por la reacción de la Epicloridrina y el Bisfenol A, se realiza en un Cromatógrafo de gases, o por medio de un Espectrofotómetro Infrarrojo al igual que de los endurecedores, y siendo tan poca la gama y la oferta de estos materiales, nos referimos a sus reconocibles distribuciones de pesos molecularesm que ellas se pueden encontrar en libros especializados sobre resinas epóxicas y endurecedores.

De hecho cuando un fabricante de aisladores epóxicos curados en caliente, desean cambiar el suplidor de la resina o el endurecedor, se procede a solicitar una muestra del producto ofrecido y se somete al Cromatógrafo, o al Espectrofotómetro de Infrarrojo. Si la distribución del peso molecular es igual o muy similar, se procede a comprar el producto. La curva maestra la distribución del peso molecular del producto de la Ciba- Geiby, su resina Araldit 6010, nombre comercial que ellos le dieron a esta resina epóxica, es la curva maestra contra la cual se contrastan las otras resinas equivalentes, ofrecidas en el mercado.

Ciba en los años cincuenta, viendo las propiedades eléctricas del compuesto obtenido, comenzó a recomendar el uso de las resinas epóxicas, vs la cerámicas, especialmente para uso interior, para aislamiento eléctrico.

Las resinas de uso exterior, se descubrirían mas tarde y hoy en día también se encuentran en el mercado, aunque su precio es muy superior a las de uso interior.

Para la manufactura de aisladores eléctricos, hay que emplear calor, es decir se hace la mezcla formulada y se pueden producir los aisladores por dos métodos, ambos empleando calor para convertir una mezcla liquida pastosa en un cuerpo duro, al que posteriormente hay que dar otro ciclo de calefacción, durante doce horas mínimo, a una temperatura de 160°C, para obtener finalmente las propiedades esperadas del producto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.